domingo, 30 de diciembre de 2007

ABRE LA MURALLA

Con las fiestas, el número de calles restringidas al tráfico, en el centro de la ciudad, aumentan. Me parece bien, las calles se ven más humanizadas así; los comerciantes plantan su pinito en la puerta, moquetas en sus entradas, suenan villancicos, Bill Murray hace sus compras con un gran abrigo largo, joder, como me hubiese gustado llevar a Bill en mi taxi el día de nochebuena, sería mi mayor contribución a las estampas navideñas de la ciudad, ¿ puede haber una imagen más navideña que la de Bill Murray, intentando parar un taxi la noche de nochebuena?.

Los taxistas disponemos de tarjeta electromagnética para accionar los pivotes que impiden el paso, una especie de los antiguos salvoconductos, colocados en las puertas de las murallas, dan paso o no, como en la canción de Ana Belén y Víctor Manuel, a los diferentes personajes de la ciudad.

" al reparto de mercancías..cierra la muralla..pero al de bebidas..abre la muralla...al carro del indigente..cierra la muralla..pero a los billetes de veinte..abre la muralla..a los pobres residentes..cierra la muralla...al secretario y al presidente..abre la muralla...a los que con prisa llegan..cierra la muralla......" canto yo.

FELIZ 2008 PARA TODOS

martes, 18 de diciembre de 2007

DESEMBALANDO UNA VIDA

Por fin en casa. De momento ha merecido la pena, la casa está irreconocible. Hoy tengo, ya, conexión para poder contároslo.
Es verdaderamente una pena que, Mar y yo, hayamos tenido que venir cada día durante cinco largos meses, para bregar con roceros, cajistas y brocheros; para defender con intensidad numantina el significado de aquí, ante los que lo cambian sin pudor por el de allí; a repetir hasta el hastío que no nos gusta más así, sino así; a proteger nuestro hogar aunque este no sea más que un plano en un papel cebolla. Y es una pena porque de haber podido dejar nuestro nido en manos de otros, de haber podido estar en Cádiz o en su defecto en Las Maldivas, ajenos a lo que aquí se cocía, la impresión al abrir la puerta hubiese sido tan grande, que nuestras lágrimas de alegría, habrían levantado la tarima.

Nunca pensé que os echaría tanto de menos, estaba loco por volver aquí
Gracias LP por la preocupación.

viernes, 7 de diciembre de 2007

EL DIA DE TARANTINO

Sube al taxi un joven muy peculiar, el destino no lo es menos, el matadero municipal. Es fuerte, bajito, con pinta de cantante de hardcore, viste como el señor verde de reservoir dogs, como los reporteros del caiga, de hecho juraría haberle visto en este programa. Pronto despliega una batería de genialidad, mezclada con una gran dosis de agudeza mental y desfachatez. Nos encontramos con un atasco por culpa de un accidente, el tipo me hace una crónica de la situación que me hace partirme de risa. Hablamos de rock, especialmente de los Ramones.
Al llegar me pide que le espere y a su vuelta le acompaña una gran garrafa de 25 litros envuelta en bolsas.
-¿ podemos atar esto bien en el maletero?, bueno mejor lo llevo conmigo delante, no sea que se vuelque.
-¿ de qué se trata ?
-Ah nada nada son 25 litros de sangre.
Imagino que mi cara, entonces, debía ser como la de milikito, cuando aparecía con el cencerro, atónito, he emprendido el retorno.
Me ha hablado de muchas cosas, de Paco Montesdeoca, de Muchachada Nui, de un festival de rock. Yo por el contrario, solo me concentraba en conducir, pues con esa indumentaria y los 25 litros de glóbulos rojos, pensaba que con un pequeño bache, mi taxi se convertiría en el coche de Pulp Fiction.

No tengo ni idea de para qué será la sangre, ¿un corto, una performance?, o quizás todo es más sencillo y simplemente es para hacer morcillas, que son dias de matanzas, en esta tierra.

martes, 4 de diciembre de 2007

MARINERO

A pesar de que la hacienda pública pueda rastrear este y otros blogs en busca de información fiscal, os diré que la carretera es mi hábitat en estos días. Cierro los ojos y veo las lineas pasar, como en 24 horas party, el asfalto es abducido por el paragolpes, como el agua por una compuerta. Veo como las señales se hacen a sí mismas desde que son un diminuto punto brillante hasta que se convierten en gigantes de colores.
Acomodado en el asiento, con velocidad de crucero, navego por los mares de alquitrán, como el capitán Ahab, obsesionado por atrapar a Moby Dick, solo que en mi caso, el gran cachalote blanco, no es más que mi hogar, que no es otro que Mar.

domingo, 2 de diciembre de 2007

CON LAS PUPILAS EMPAÑADAS

Conducir de noche, a través de una espesa niebla, es como ver un canal codificado, como ser miope y perder tus gafas, como mirar dentro de una bola un futuro incierto, un vidrio empañado.
Los kilómetros se hacen interminables, y la tensión aumenta con cada amago de salida de pista. Solamente cuando un aventurero, un samaritano, un primo, te adelanta, la pesadilla acaba. Incluso el adelantador intenta ser otra vez adelantado, pero ya es tarde, ahora ya tengo una vela que va delante, un guia, un fusilero explorador, una nave lanzadera, la llave del plus, y no estoy dispuesto a renunciar a estos ojos extra.
raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo