jueves, 7 de febrero de 2008

WIFI Y ACOJONANTES TAPAS

Cansado de que la gente pida lo que quiera en un bar, Vicente Paniagua ideó un negocio en el que la gente tomase lo que él quisiese. Así nació la Pitarra del Gordo. Vino de la pitarra del pueblo, acompañada de acojonantes tapas de queso y embutidos. Ahora, mi tocayo e hijo de Vicente( que tendrá que engordar más para seguir con el goodgoing de la empresa), adaptando la tradición de lo auténtico a las nuevas tecnologías, me ha facilitado su clave WEP, con lo que tengo internet en el taxi, durante gran parte de mis horas LIBRES. Gracias Raúl.



PD:si sois remilgados no olvideis entrar con un gorro de chino, los jamones que cuelgan del techo, no respetan las orejas de los tiquismiquis ( que vienen con las marcas aprendidas de los vinos del semanal ).

2 comentarios:

  1. Raúl, mi querida noimporta te envió "cómo poner los enlaces"... menos mal, porque entre talkin y yo no hacemos uno bueno jejeje

    Yo también quiero conexión en el taxi, aunque primero necesitaría un portatil...aunque pensándolo bien, dejaría de leer. Mejor sigo aprovechando las paradas, la ausencia de clientes, con mis libros.

    Besosss

    ResponderEliminar
  2. Yo tb. leo bastante en el taxi.
    Imagino que tengo más horas de parada que tú (desgraciadamente)
    Hay 7 paradas y solo tengo wifi en una.

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo