viernes, 20 de junio de 2008

ENTRARLE BIEN AL TAXISTA, PRIMORDIAL

Hay usuarios geniales, de eso no hay duda, gente que entra en el taxi con buen pie, sorteando así, la zancadilla de una carrera tensa, uno de esos servicios que, por fondo o por forma, hacen que quiera llegar al destino, con la velocidad de un dromedario, que diría Carlos Jesús. Entrar con buena vista y buen aseo, hace que se me estimule la glándula simpatoide y poco a poco la simpatina recorre cada milímetro cúbico de mis arterias.
Una usuaria, hoy, cambió el " joder. dónde están los taxis, ya no llego", el " qué vergüenza, nunca hay taxis a esta hora", el " ganareis mucho, porque desde luego, trabajais poco", por un sonriente " tengo que estar en la caixa de la avenida de España, hace quince minutos..¿cómo crees que se podría solucionar eso?.
Un chorro de agua fresca en mi ardiente rostro al que , a esa hora, ya le habían escupido varios " qué caló hace ya, ¿eh?"
Mi mediocridad, y la simpatina que aún no empapaba mi cerebro, sólo me permitieron un " si estás dispuesta a pagar el suplemento, puedo poner el taxímetro en la posición máquina del tiempo"
¡Bingo! le ha gustado, sonríe y parece que se le olvida por unos momentos que llega tarde a una cita laboral. Contesta: " si me llevas hasta los doce años y que hoy sea el día que dan las vacaciones, te pago lo que sea". Contesto: " eso te va a salir muy barato porque no hace mucho que tenías doce años". Y se ríe, y se relaja, y hablamos, y de pronto dos desconocidos perfectamente pueden viajar juntos, compartiendo once minutos de taxi ( llegué en diez, como el señor lobo), y terminar con un toque en mi hombro y sin propina y con vale, y quedársete un buen cuerpo de la ostia.

10 comentarios:

  1. joé, casi voy a llamarte cuando necesite un taxi... los taxistas aquí son como setas, por dios... más secos que una mojama.... en fin... me gusta cuando cuentas cosas así, de como pudieron haber sido y como terminaron siendo, no se si me explico (explicarme se me da muy mal)
    da igual.... besos de sabado
    (missyou)

    ResponderEliminar
  2. Cuento otra.
    Había sufrido un tirón. Le arrebataron el bolso, la tiraron al suelo. Se lesionó. Presentó denuncia. Salió riendo de la oficina. Doce meses después fui el padrino de su boda.
    La simpatina hace milagros.
    Yo no salgo de casa sin un buen chute de simpatina en vena. Es lo que mejor combate los radicales libres y lo que te permite siempre

    volver-a-los-diecisiete

    Me ha encantado tu post, Raúl.
    Tú con diecisiete años debías tener más guasa que la cumbia cubana. ¿ Bailamos?

    ResponderEliminar
  3. Si es que la vida es mucho mejor tomarsela con sentido del humor, aunque a veces cueste tela...
    Desde aquí mi mejor sonrisa raulillo!!

    ResponderEliminar
  4. Es esencial en esta profesión la educación, no confundida con el temor que se tenía a las personas de superior status, si no la educación entendida como buen rollo, pasar un ratito agradable de unas personas que únicamente van a estar unos minutos compartiendo recorrido, el recorrido de nuestras vidas.
    Me gustó la forma de poner en tercio a la borde de la clienta, así es como podemos hacer de un mal rato, un momento para mostrar en el museo de nuestra vida.
    A seguir utilizando bien la tinta.

    ResponderEliminar
  5. El lunes sin falta, llevo el taxímetro a Centax para que me incorporen la configuración de " La Maquina del Tiempo " ( Ya me comentaras lo del suplemento y eso )....
    ( ja ja ja ja ja.... )

    ResponderEliminar
  6. dakyuska dónde quiera que estés hoy sabado, gracias por todo.

    iluso pisha, el charlie river de la local. Eres genial. A los diecisiete era el tio más payaso de extremadura en todas las acepciones de la palabra. Menos el mambo horizontal bailo contigo lo que sea.

    gracias por tu mejor sonrisa ea!

    Para utilizar bien la tinta santi el montador es fundamental no colocar la impresora al sol. Me ha gustado mucho verte por aquí.

    mannuuuu en Centax no conseguirás nada, amigo, tienes que poner el taxi debajo de una encina cargada de bellotas radiactivas para tener esa opción.

    ResponderEliminar
  7. Molan estás carreras colega , te dejan a gustito un buen rato , si no fuera por estos momentos...

    ResponderEliminar
  8. Como en los contextos internáuticos que nos movemos solemos leer bastantes opiniones de taxistas, te confieso que me da un poco de "reparo" volver a coger un taxi: no sabré qué hacer ni decir... ¿se me escapará un topicazo? ¿he de ser ingeniosa? ¿preferirá que sea silenciosa? ¿simulo una conversación telefónica subida de tono? jajaja...

    Ahora más en serio: una cosa que rogaría a muchos taxistas es que cuando entre un cliente al vehículo al menos se giraran a saludarle. Queda muy frio el limitarse a mirar de reojo por el retrovisor y soltar un frío "¿A dónde?"


    Besussss

    ResponderEliminar
  9. Vaya,que bonito.Estas anécdotas són para mencionarlas y no olvidarlas.
    La verdad es que,a veces,cuando uno se sube en un taxi no sabe con quién se va a encontrar (lo mismo pensará el taxista).De mi se deben reir porque antes de subir al taxi me acerco a la ventanilla y le pido permiso para entrar.Cuando se lo conté a Jose,mi marido,que tambien es taxista,estuvo un buen rato riéndose.Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pos ya ves, y yo voy y cojo un taxi en Alicante con un taxista que sale en Youtube, en ese entonces no lo sabía(lo descubrí después).

    http://es.youtube.com/watch?v=ttrFFMYhUVE

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo