lunes, 30 de abril de 2007

EL DIA DE JULIO MEDEM

La primera carrera del día me lleva con una canaria al Parque Nacional de Monfragüe,estación de Renfe,el motivo, recoger a su madre que viene a pasar unos días,ella, estudiante de podología.La dehesa es, en esta época,una representación colosal de la naturaleza,de esos paisajes que le gustan a Julio.Al llegar,una enorme vaca se asoma detrás de una cerca,observándonos al pasar apenas a un metro.A partir de ahí,las carreras empiezan a llevarme a circunvalar constantemente,el tráfico en el centro es un auténtico caos,hay gente de fuera por todos sitios.Yo tengo gran querencia a la parada de la plaza,y parece que todo me aleja de allí.Recorro continuamente un trayecto de círculos concéntricos que,por una casualidad u otra,me impiden llegar al centro.Asumo que se trata de una sucesión geométrica condenada a confluir en el infinito.Unas horas más tarde,alguien me levanta la mano,rompiendo definitivamente la espiral, cerrando el círculo.Una canaria,estudiante de podología, esta vez acompañada por un señor,suben atrás."a la estación de Monfragüe,por favor,mi padre se va,ha estado pasando unos días conmigo".La luz ha cambiado,el cielo es un espectáculo,algunos relámpagos iluminan el horizonte sobre las encinas,y la misma enorme y preciosa vaca,nos mira al pasar.

Si nuestra vida no fuera más que un guión,que alguien escribe,o ya ha escrito,no podría estropearle ese final,así que me he ido para casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo