miércoles, 9 de enero de 2008

LA FABULA DE LA LIEBRE Y EL TAXISTA


Corría como un galgo, ocupado, por la radial cinco, cuando una liebre, libre, quiso asomarse a mis ojos iluminados. La liebre, que no calculó la velocidad de mis prisas, fue a estrellarse contra mi pase de rueda, haciendo de él mil trozos, provocando, al roce de los añicos con el neumático, un ruido roto inconfundible.
Paré para peritar daños, y al ver a la liebre moribunda, me acerqué a ella:
-Ya lo siento amiga liebre pero como iba a pensar que aquí, en la gran urbe, ibas a salir del fondo de la chistera de la nada.
La liebre me miró con sus ojos apagados:
-Ya ves compañero, en cualquier sitio salta la liebre.

13 comentarios:

  1. ¿.... y de casta le viene al galgo?

    ResponderEliminar
  2. pues mira es verdad , tambien, muy agudo este comentario.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Entre taxistas anda el juego. Filosofía en estado puro, ¿verdad?

    Saludos Kafkowskianos.

    ResponderEliminar
  4. Asesino, acabarás en el calabozo como tu colega, que es que los que vivis en las urbes no teneis ningún cuidado.

    ResponderEliminar
  5. el sino de la existencia...cuando mens lo esperas...zas!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues la foto que has puesto me asusta, da como mal rollo ¿no?

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí me parece una foto muy acertada y hasta divertida. Y la fábula, muy didáctica paun gremio para un gremio como es el tuyo.

    Yo, por mi parte, cuando vaya por la carretera a partir de ahora iré con cien ojos por si acaso. Ya me pasó una vez que atropellamos jabalíes en una autovía...

    ResponderEliminar
  8. jo, y ze mudió?
    pobezita liebe, pobezita

    ResponderEliminar
  9. anda que.... tú atropellando liebres y Simpulso palomas.... vais a acabar con la fauna... jejeje

    ResponderEliminar
  10. En cualquier sitio salta la liebre y no sabe uno qué es mejor, si atropellarla o dejarla correr... Desde luego, a la liebre de la fotografía de Raul, tanto me jodería atropellarla como dejarla pasar. Un dilema, ¿no?

    Saludos, amigos, desde Madrid.
    Fran.

    ResponderEliminar
  11. pues yo peferiría que me dejaras correr o, como mucho, que me pusieras una granja con vistas al campo y mucha,mucha hierba.He estado leyendo tus post desde octubre pa'cá y me han encantado.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades Raul, un besazo y..... que cumplas muchos másssssssssss!!!!!

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo