domingo, 4 de mayo de 2008

CUANDO TU VAS...

Salía esta mañana de Madrid-Barajas a las trece horas, dirección al lugar donde se oculta el día. Tres carriles de entrada, solo yo de salida. Dos millones que entran y uno que huye. La Guardia Civil me da la espalda continuamente. Solo soy un puntito blanco en una pantalla, frente a la anaconda multicolor. Ciento veinte kilómetros de rostros a mi izquierda, Castilla a mi derecha, y allí, al frente, estas tú.

23 comentarios:

  1. Que gustazo circular al otro lado del atasco

    ResponderEliminar
  2. como siempre, llevando la contraria....
    besos

    ResponderEliminar
  3. anda que dices na, pues cuando vaya yo a Cáceres iré en globo, pero tu no lo sabrás. besitos.

    ResponderEliminar
  4. Incontables lombrices removiendo toneladas de asfalto.
    El hambre de sobrevivir inunda los carriles, y Raúl Rodríguez, sí : Rodríguez, de apellido vulgar como un atasco, escéptico como el último camaleón, contempla el paso de sapos vagabundos en la misma dirección, entre arrabales de líneas blancas que parecen barrotes horizontales de celda y cárcel.
    Y Raúl Rodríguez, huye, escapa en dirección contraria, hacia lugares donde las raquíticas hierbas no giman aplastadas por engrudo de asfalto atormentado.
    Hacia donde sólo hay atascos de encinas y vientos leves.

    Buenos días, Raúl.

    ResponderEliminar
  5. Raul, esa sensación la he tenido yo muchas veces, siempre escojo salir o entrar cuando la anaconda repta sobre su propia angustia. Qué sensación de libertad! cómo se hinchan los pulmones al comprobar que vas en la dirección correcta, verdad?
    Un beso enorme, tus escritos tienen siempre unas pinceladas preciosas entre la realidad, ese puntito es el que me tiene enganchada a tu blog...!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Lp. Siempre me alegra encontrarme contigo. Tú si que sazonas bien los comentarios con especias de lujo.

    Raúl, machote, que me estoy comiendo las primeras cerezas de la temporada, y están riquísimas, de dulces que no veas....hummmm

    Mis amigos de Cabezuela del Valle, que se llaman Pedro y Petri, por si los conoces, se les ha fastidiado la cosecha, pero se ve que no ha sido general, ...y las cerezas este año saben muy buenas.
    ¿tú tienes campos?

    ResponderEliminar
  7. Iluso, eres un tesoro como todos los que entrais aqui, pero... acabo de leer tu último comentario en el simpulso y he venido con miedo....te marchas? vamos a quedarnos sin tus palabras? no me digas que esto habrá sido sólo un corto sueño!

    ResponderEliminar
  8. Vaya nivelazo de comentarios hoy.
    Iluso no tengo el gusto de conocer a Pedro y Petri..pero a lo mejor ellos a mí sí aunque solo sea de vista. Las primeras cherrys te habrán costado una pasta. No tengo campos, toda mi familia sí pero yo no.
    LP..enganchada a mi blog..qué gusto.

    ResponderEliminar
  9. la vida es maravillosa cuando vas al reves,pero para poder ir al reves habras tenido que ir primero haci alla no?

    ResponderEliminar
  10. buena pregunta ddriver...el caso es que entré justito, con el atasco pisandome los palieres.

    ResponderEliminar
  11. Sí!!. Yo creo que es una obligación, ir " contracorriente ".
    ( y un deseo ).

    ResponderEliminar
  12. El anónimo de arriba, soy yo, manu. ( Perdón ).

    ResponderEliminar
  13. hombre manu te daba pescando en Malaga...cómo vives pájaro.

    ResponderEliminar
  14. Hay mucha gente que va contracorriente... tanta, que sin querer forman otras "corrientes", creando un sinfin de mareas, marejadas o marejadillas, en todas direcciones. La cuestión es llevar buena compañía, vayas hacia donde vayas.

    ResponderEliminar
  15. Psss!! raulillo!! vengo en tu búsqueda!! se echan de menos tus comentarios por cierto blog pero respeto tu decisión, así que... vendré más a menudo por aquí para seguir leyéndote archiveroooo!!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  16. Lo mejor es la envidia que les tenías que dar. Estos puentes prefabricados....

    ResponderEliminar
  17. ea! qué ilusión verte por aquí, me he alegrado muuucho de veras.
    Ya ves me echais todos de menos menos el susodicho

    hey abogadooo ( parezco Robert de NIro)

    ResponderEliminar
  18. jejeje...

    Hola, Ea!

    ResponderEliminar
  19. No te preocupes raul, de todas formas, a veces es conveniente no esperar nada y así si luego viene algo, te pilla de sorpresa que es más divertido!

    Hola Iluso!!
    Así me gusta que te levantes de buen humor por las mañanas!! jajaja

    ResponderEliminar
  20. Casi todo el mundo lleva el reloj en la mano izquierda. Cuando me regalaron el primer reloj me lo puse en la derecha.

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. Te dejo otro beso grande por si el que se repite infinitamente se ha quedado atascado en la gran anaconda!!

    ResponderEliminar
  22. Cuando no teníamos a los peques, mi marido y yo hacíamos eso de salir cuando todos entraban, es una sensación muy placentera, no por dar envidia ni nada de eso, sino de saber que puedes ir contracorriente unos días.

    Chica-T, eso del reloj también lo hice yo, entre otras cosas, como llevar la chupa cruzada al insti cuando todas iban muy pijitas, viajar a Inglaterra en plena guerra del Golfo, o a Hungría en pleno conflicto de los Balcanes.Saludets.

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo