lunes, 18 de agosto de 2008

SUSPENSO EXPRES

La autoalumna, se encomendó a San Cristóbal, cuando el examinador le dijo aparque usted antes de nada. El acelerador comenzó a rugir y el embrague, pisado a fondo, se quemaba al aroma del ferodo. Las caras de examinador (o ingeniero que dirían los sexagenarios) y profesor ya estaban desencajadas cuando la autoalumna soltó lastre de súbito y fue a estrellarse a escasos paragolpes de la parada de taxis. Manos en la cabeza, llantina, y la indigna petición de una segunda oportunidad, a lo Paco Costas, fueron las reacciones de la examinada. Agobio y relleno de parte amistoso, la del profesor, y una acojonante autosuficiencia y satisfacción por el exceso de vista y calado, la del examinador.

11 comentarios:

  1. QUe dramón, al menos tendrían que haberla enseñado a rellenar el parte, que algo es algo, y de todo se puede aprender.

    Yo tardé tres prácticos en aprobar, nunca pensé que amortizaría tanto algo que me costó sangre sudor y lágrimas.

    Lo importante no es como empieza, solo cmo acaba.

    besos, se te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  2. Por fin tenemos el disco Los Jacobos...deseamos fervientemente que sea usted el encargado de "destriparlo" para el resto de humanos...su humor,su forma de escribir y su filosofia es algo que Los Jacobos compartimos con usted....a escondidas le adoramos

    Firmado: El grupo de Punk Tonto para Gente MUY Inteligente que arde en deseos de que sea nuestro particular Risto Mejide

    ResponderEliminar
  3. demita guapa, gracias por la bienvenida.

    Los jacobos vaya bobos!! geniales, un show muy divertido, será un placer.

    ResponderEliminar
  4. Por eso no mesaco yo el carnet, prefiero ir en taxi y no llevarme esos disgustos.

    ResponderEliminar
  5. hay cada crack con el cotxe...buuuf son un estorbo muy grande estos autoescuelas,siempre estan cuando tienes prisa i se paran en todos los semaforos en ambar i mientras tu ves pasar delante tuyo 11000 taxis libres con lo que ya no encocharas en un buen rato

    ResponderEliminar
  6. Hola Raulilloooo!!
    Jajajaja pobre mujer, si es que los nervios son traicioneros!! y luego también que hay cada ceporr@ al volante que telita...

    Besotesssss!!

    ResponderEliminar
  7. Llega un momento en el que conducir es como respirar , lo haces sin pensar , con naturalidad , pero al principio es el coche el que te conduce a ti , y hasta que no pillas confianza eres un peligro . Pero todos nos merecemos una segunda oportunidad

    ResponderEliminar
  8. Bueno a sido una simple cuestión de embrague, ¿pero señor examinador he aprobado?

    ResponderEliminar
  9. Vaya mala pata, que tuvo la pobre, desde luego...

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo a una amigo que suspendió el examen " por culpa, ( eso nos dijo él ) de seguir las palabras del examinador de turno al pie de la letra ". Este ( el ingeniero para los mas mayores, como muy bien apuntas, Raul) le dijo : " Meta la primera y salga despacio ". Mi amigo, pisó el embrague, colocó la palanca de cambios en el sitio oportuno y ...( a cámara lenta ) abrió la puerta y se salió del coche.
    !! Una injusticia !! ( Nos repetía constantemente )
    PD: En la actualidad, creo que trabaja de conductor en la Comunidad de Madrid. ( Para un alto cargo, me imagino )

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo