viernes, 29 de diciembre de 2006

DELIRIUM TREMENS

Vladimir Mowstrenko es uno de los millones de rusos atrapados en la letal afición por el vodka adulterado.El pasado miércoles Vladimir imaginó en su delirio un paraíso perdido donde el alcohol corría por calles y avenidas.Creyó el pobre, que este lugar era Ginebra,que la ciudad había sido creada para el total disfrute de la bebida del mismo nombre,pensó que la ciudad suiza, estaría custodiada por alabarderos de la Torre de Londres(beefeeters),que el alcalde era MR Gordons y que la ciudad mas próxima sería Bombay.Soñó que los parques se regarían con la destilación de jengibre y enebro,y que bastaría abrir el grifo para tomarse un gintonic.Ni corto ni perezoso embarcó en el primer avión.La compañía aérea cometió un gran error,emitir un documental sobre Ginebra en pleno vuelo.Mowstrenko en un endeble momento de sobriedad,enloqueció y esgrimiendo un mechero amenazó con exhalar su propio aliento sobre la llama.La ingente cantidad de alcohol en el aire de los pulmones de Vladimir hubiera provocado una defragación de consecuencias incalculables.Afortunadamente para el pasaje,el chusquero del ruso tenía la piedra empapada en alcohol y no consiguió mas que parecer una inofensiva bengala sobre una tarta de cumpleaños.Reducido por un grupo de niños autistas,Mowstrenko fue puesto a disposición de las autoridades checas en un aterrizaje de emergencia.
En estas fechas navideñas de consumo desmedido de la droga nacional,en cenas de empresa y botellones ya hay quien ha comentado que lo de Vladimir no es para tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo