martes, 23 de octubre de 2007

QUIERO AISLARME DE LOS PASAJEROS




Supongo que sabéis que algunas compañías funerarias ofrecen dos o tres taxis para los familiares del difunto. El servicio nace en el tanatorio y continua hasta la iglesia, donde se espera para conducir a los vivos al camposanto.
Este servicio, bien pagado, es extraño; tienes el dolor tan cerca y a la vez tan lejos que la capacidad para romper cualquier tipo de hielo desaparece por completo. Hay que sumar que la radio permanece apagada, con lo que los llantos y suspiros del pasaje inundan el habitáculo. Para colmo, hay veces que la indumentaria del taxista chirría con el luto riguroso de los acompañantes.
Pediré en una próxima reunión, una subvención para instalar una mampara para estos servicios, una mampara de hielo, que consiga mantenerme frío frente al sufrimiento; donde poder escuchar boogaloo, mientras al otro lado, se lamentan las viudas, los huérfanos, los padres rotos.

10 comentarios:

  1. Una mampara como esa haría falta en otras ocasiones en la vida, por ejemplo, cuando alguien nos dice lo que no nos gutaría estar oyendo... Me pongo en esa situación y me paece sumamente difícil teniendo en cuenta que yo sólo con ir a los tanatoríos cuando toca me pongo mala.
    Ya sabes, si te animas a pedir la subvención ;-) yo secundo la idea, ¿dónde hay que firmar?

    PD. Te leo desde hace tiempo, sigue así.

    ResponderEliminar
  2. you talkin´ to me?24 de octubre de 2007, 0:40

    Instálate esa mampara.Culquier día en que te sientas brokenhearted corres el riesgo de unirte al coro de los plañideros y acabar por cobrarte el servicio a ti mismo.
    Muy buen post sobre dolor e incomunicación.A Rafael Azcona le daría para un guión surrealista.Ahora tú escoges: J.L.López Vázquez o Cassen.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que algo muy difícil... pero t terminas "acostumbrando" al dolor de los demás, crea una coraza-mampara intentndo que esos sentimientos no te afecten, es difícil; sólamente puedes inmunizarte cuando a ti pasa una tragdia como la de perder a un se querido, y a veces, ni asi se consigue...

    ResponderEliminar
  4. Joder, es una situación peliaguda desde luego...lo de que la radio esté apagada es algo impuesto?

    ResponderEliminar
  5. impuesto por el respeto simplemente fanatico, es como tu dices un pelin peliagudo. un saludo

    ResponderEliminar
  6. arateva no se poner el simbolito
    es mas duro cuando, como tu dices, te toca esto solo es trabajo gracias por tu animo y fidelidad.

    you talkin me quedo con cassen.

    daky un besito.

    ResponderEliminar
  7. UN besito.... un besito.... a ti te voy a dar yo pa´l camino...

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, que extraño es estar tan cerca del dolor y que tu presencia sólo sea de puro trámite. Debes experimentar, tal vez, esa sensación de estar en una burbuja, no sabiendo si salir de ella o hacerla aún más insonora.
    Felicidades!, como siempre, por lo que escribes.

    ResponderEliminar
  9. Como decía Shidarta de Herman Hesse, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.
    En estos casos, Raúl, no te olvides llevar unos buenos auriculares y dále caña a U-2, que la vida sigue.
    Aqui en Cádiz me tienes. Dáme un toque si te bajas que no quiero perderme el sabor de una cerveza conversando contigo. ¿Te vale El Faro o prefieres un chiringuillo?

    ResponderEliminar
  10. LP esa sensación es la que quería transmitir, gracias.

    ilusoluis: por encima del palmar, de la caleta, del atún de almadraba, de puerta tierra, de bolonia, de tarifa, del blanco conil, de la magia de trafalgar, del hippismo de los caños, de la autenticidad de barbate...lo que me enamora de Cadiz es la gente, me sobra con tu compañia el sitio te lo dejo a tu eleccion.

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo