sábado, 30 de junio de 2007

BABEL


Este ha sido el orden exacto de los servicios, esta tarde:

-Cuatro rumanos, dos chicos y dos chicas, desde la Plaza Mayor a Mercadona ; me piden que suba el volumen del cd (Sade), y al poco, solicitan en un castellano ininteligible, algo de Reggaeton, el taxímetro marca 4,40, no hay propina, supongo que por no tener Reggaeton.

-Dos marroquíes, dos chicas, salen de trabajar en un restaurante, el destino es un barrio de la ciudad, hablan en árabe, claro está, entre ellas; 3,90, cobro 4,00.

-Una dominicana, entra a trabajar de camarera en un bar, se queja levemente de llevar esperando un taxi 20 minutos, le hablo del descenso de servicios los sábados de verano, y de como se reduce la flota de taxis, lo entiende y se relaja. Me da 5,00 a cambio de 4,20, no recoge vuelta.

-Una colombiana y una anciana local, la chica cuida a la señora, desde su domicilio hasta una terraza junto al río; aquejada de alzheimer, la señora habla sin sentido, la chica con cariño intenta seguirle la corriente, la señora al bajarse me da un beso. La chica me paga 7,00, cuando la carrera marcaba 6,80.

-Un matrimonio argentino, recorrido turístico por la ciudad, les explico todo lo que sé sobre los monumentos, parques, y otros sitios de interés, hablamos mucho, carrera entretenida y fructífera, 12,00 marca, 15,00 me dan, agradeciéndome el curro extra.

-Acabo con un autóctono, tenía 18 años en el 36, hablamos sobre todo de la guerra, y de su hermano, ingresado en el hospital; el destino una población cercana, 35,00 sin propina.


La vida, definitivamente en estos días, es un asunto global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo