domingo, 16 de septiembre de 2007

EL ATENTO

Cuentan que un taxista, de los de caramelos en guantera, taxímetro flaco y poco corredor, adulando a una de sus clientas, tarjeta de visita mediante, le subió las maletas al tren.
La señora, que imagino como la madre de" belle epoque", llena de baúles y caniches, acompañada por el consentidor taxista, cargado como un botones, ya le indicaba lo innecesario del peloteo.
- no es molestia, señora mía, que taxistas como yo no quedan y sino pruebe..pruebe usted con otros.
El correctísimo compañero, agotando el crono como un ruso en una final de baloncesto, decidió colocar también las maletas en el compartimento del que va a Madrid.
- no es necesario que venga usted hasta Atocha, allí me esperan los mios- le repetía la dama
- si hay que ir se va- dicen que decía.
Quiso el destino, caprichoso como siempre, que "el atento" no escuchara la ya arcaica megafonía de una estación de provincias, y que el automotor, sin ayuda de nadie, iniciara la marcha a toda maquina con sus puertas bloqueadas. Fue entonces cuando "el infalible" se percató de que su taxi, el pan de su casa, yacía sobre el asfalto de la desdibujada parada, abierto en canal, a merced de los carroñeros.
En aquel instante, don correcto, tuvo que sacar su móvil y llamar a un mortal compañero, de esos que sacan las maletas y las dejan al lado del taxi, de esos que no ofrecen descuentos en sus taxímetros, de esos que no acompañan a las divas, de esos que no tienen tarjeta, de esos que pueden aparcar tu taxi, cerrarlo e ir en busca del dios de las franjas, aunque sea en el próximo apeadero, a tres leguas de tarifa dos.

6 comentarios:

  1. Y eso, te paso a ti, verdad????
    Anda, no seas tan buena persona, qu luego pasa lo que pasa....
    besos

    ResponderEliminar
  2. no,no.no. ni soy el uno ni el otro,o quizás en un momento dado podría ser cualquiera de los dos.
    un besito

    ResponderEliminar
  3. vale, pues estoy de lunes, porque acabo de djar un comentario en el "otro" sitio y despues de volver a leer el post, y de volver a leer el cometario, no tiene que ve nada una cosa cn la otra.
    Será que mi mente está tan nublada hoy como el día.
    Oto beso

    ResponderEliminar
  4. Que atento eres raul rodriguez, se que eres capaz y capataz de tu buena persona con los demás, eres el taxista atento para toda clase de personas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. comocí a una persona buena, asi reconocible en el ambito social,receptora de deseos ajenos, pronta en posibilidades serviciales y de reconocido olor a naftalina. Estaba ausente, era capaz en una esquisita estrategia perfumista de favores. Era capaz de prestarse para un favor con dos o tres individuos abusadores de su disponibilidad al mismo tiempo. Abandonaba a su mujer y a los otros dos en tal improbabilidad de estar en tres sitios diferentes a la vez. a mi eso me escamaba...

    ResponderEliminar
  6. Raúl, majete, te nos estás volviendo un poco vago...
    POr otro lado me alegro si no actualizar más a menudo es que tienes mucho trabajo.
    un bes

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo