jueves, 8 de noviembre de 2007

LA APARICIÓN MARIANA

LLevar en el taxi a las esbirras de Pitita Ridruejo a una aparición mariana es una experiencia que de buena gana os cedería, para que disfrutaseis tanto como lo he hecho yo.

Rosarios, estampas, flores, crucifijos, fotos de familiares y una decena de garrafas vacías es el equipamiento de estas legionarias de maría.

El escenario, al menos, es brutal. En mitad de la dehesa, una pequeña ermita de campaña, inmaculadamente encalada, parece a lo lejos, una pelota de golf en un green. Una fuente que desemboca en un abrevadero para vacuno, completa el paisaje manipulado por los humanos.



Con el encargo de llenar las garrafas en la fuente con agua milagrosa, permanezco a unos sesenta metros del lugar donde la elegida, una señora de unos cincuenta años reza el rosario, rodeada por la fundamentalista y escasa cla. En un momento dado la señora inca las rodillas en la hierba, y mirando fijamente al sol, sin pestañear, habla con voz de transmetal, lo que la virgen le transmite....." pueblo pecador os dirigís al ocaso..no queréis a la madre...la virgen perdona pero también castiga....debéis comprar este terreno para hacer una ermita de verdad....euros euros dubidú..."

Me sorprenden dos cosas, la mujer debe estar ciega y no sentir el sol en sus pupilas o debe estar lo suficientemente loca como para creerse su propia locura, y que excepto en el mensaje reivindicando una ermita mejor, nadie pide nada a nadie.

En estas, con mis garrafas, llenas se me ha acercado una de las, a pesar de todo, entrañable clienta:

- Raúl, no así no vale hijo...tienes que esperar a que termine el rosario sino el agua no está bendita

joder, cincuenta litros de agua ponzoñosa al abrevadero. Y yo que me la había dado en la cabeza por aquello de la inspiración divina.

7 comentarios:

  1. Me ha recordado al "milagro de Fátima" pero en cutre ¿no verías ningún platillo volante por allí no? sólo garrafas...?

    ResponderEliminar
  2. extraterrestres sí, platillos no.
    Hay que ofrecerles cierto perdón, farero, pues todas las personas o casi todas que allí van..los primeros sabados del mes..han perdido algún familiar o estan enfermos o desesperados.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre me has hecho reir con el final....
    Te imagino con las garrafas y tu flequillo bendecido!!!
    Genial, Raúl.
    Besos... desde la fuente, jejej

    ResponderEliminar
  4. Buenos días!
    Pero Raúl, ¿cómo está el tema? ¿Pq sabían tu nombre? ¿Es que las conoces ya de varios recorridos a la fuenete o es que tus pasajeros te lo preguntan? Jeje... simple curiosidad :-D

    ResponderEliminar
  5. Anda!!!! el de las garrafas eras tú????? que gracioso....

    ResponderEliminar
  6. lp te agradezco lo del flequillo pero mi look es muy similar al de Daniel, de flequillo escasitos.

    arateva en este caso me preguntaron el nombre aunque aquí al menos de vista nos conocemos casi todos

    daky el de las garrafas era yo pero las garrafas eran para ellas

    gracias chic@s nada me satisface más que sacaros una sonrisa

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo