martes, 13 de noviembre de 2007

LOS HEROES DE LA SEPTIMA

A unos treinta metros del suelo del hospital doce de octubre, residen los superhéroes que siempre admiré. El caso es que han cambiado sus nombres, ahora se llaman como la gente normal. Pero no son normales una madre que duerme, casi ya un año, al lado de su niña en un sillón, Judith, de seis años, que cuida de Sara, de cuatro, y le prohibe salir al pasillo sin mascarilla, y tampoco son normales aunque sus nombres sí lo sean, las voluntarias de la acc, que dan más que cariño a estos héroes capaces de hacerme olvidar a mazinger, el comando g y orzowei.

5 comentarios:

  1. El poder de esos verdaderos héroes de los que hablas siempre nos fascina...
    Todos deseamos recibir un poco de ese poder para cuando llegue el momento inevitable de ponerlo en práctica.

    Te ha salido un hermoso homenaje a todos esos héroes anónimos de la vida diaria.
    saludos nocturnos

    ResponderEliminar
  2. Allí donde el dolor es frontera los pioneros de amparo le lavan la cara a la Humanidad.Yo, que he asistido a los interminables estertores de cuatro víctimas del cáncer, soy indigno de compartir el aire con esas voluntarias de la acc.
    Que la luz del Señor brille sobre ellas.

    http://www.youtube.com/watch?v=4V4GVf0jSQ8

    Lightkeeper, acabo de coger en tu blog un haz de luz que me ilumine en las tenebrosas madrugadas de la Ciudad que nunca duerme.También en el de Andrew Lemarek.Los usuarios me piden ir al Bronx y yo entiendo Blog.

    ResponderEliminar
  3. es en estos lugares donde descubres la inmensidad de la fuerza de los sentimientos. Esas hadas existen, y entonces es cuando crees en ellas.
    Raúl, como te digo siempre, eres un hombre sensible y eso es tener un don.Besos

    ResponderEliminar
  4. Digan lo que digan, el mundo está plagado de buena gente.

    ResponderEliminar
  5. dulce, raúl. Dulce, emotivo y duro.
    un beso

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo