martes, 17 de julio de 2007

EL RÁPIDO




Cuando estás esperando en una estación, no es conveniente estar el primero ( tener la pole). Es muy probable que alguien ligero de equipaje, baje del tren casi en marcha, para que nadie le quite su taxi. El destino de estos raudos viajeros, será con toda probabilidad, un hotel del centro, de esos bien situados, cercano a estaciones y centros administrativos. Al tratarse casi siempre de ejecutivos y representantes, la carrera, que no pasará de los 4 euros, tendrá que ir acompañada de la correspondiente factura manuscrita, para el posterior cobro a la empresa.


El viajero de largo alcance, bajará despacio, acompañado de al menos una gran maleta. Seguramente se entretenga visitando el baño o una máquina expendedora, para avituallar y poder continuar devorando kilómetros. A veces con el taxi ya en marcha, los últimos de la parada se llevan el gato al agua, cuando desde la lejanía, aparecen unas sandalias con calcetines, que gritan ! taxi!.

4 comentarios:

  1. ¡Qué escuela! creo que tienes razón, es curioso, nunca me he parado a pensar en esto... bueno, tampoco soy taxista pero si algún día el destino me pone delante de un volante recordaré este post.

    ResponderEliminar
  2. gran verdad!!los agonias son los mas rapidos en coger el taxi i por agonias tambien han cogido la plaza de hotel mas cercana al centro,los tranquilos tiene hoteles en el final del mundo porque ya no quedavan mas habitaciones que esas.
    Foto guapisima!!;)

    ResponderEliminar
  3. lo más cierto y mejor es no correr, las carreras no traen nada agradable, te puedes hasta dejar la maleta encima de la acera creyendo la llevas dentro del taxien
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. "los tranquilos tiene hoteles en el final del mundo porque ya no quedavan mas habitaciones que esas"

    Creo que me acaban de retratar.

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo