martes, 10 de julio de 2007

LA PROPINA CON VITAMINA




Carrera con una señora mayor desde un centro de salud a una población muy cercana, 10 euros de taxímetro.


- Bueno pues déjeme aquí, ya me han dicho algunos compañeros que por la tierra no entran.


Veo delante de mí, un pequeño camino de apenas 50 metros, desde una portera hasta el porche de una casa; está bien de firme, aunque de tierra, no veo una avería, ni tan siquiera la necesidad de lavar el taxi, al terminar el servicio.


-No se preocupe señora, la acerco este trozo ( mareada, 35º y con bastón)


La señora, encantada, me hace pasar a una cochera. Me señala unas cajas de cerezas y me dice:


- coge las que quieras, o mejor lleva una caja.


Me he hecho de rogar-no se preocupe..no tiene porqué-pero la señora ha insistido, ahora están en la nevera.

2 comentarios:

  1. esta demostrado con eos años que la mayaria de la gente es agradecida y a veces de cosas que no cuesta nada a hacer,y a otro antes no le ha dado la gana hacer.
    El trabajo hay que hacerlo bien y casi siempre es recompensado,tambien con quien se lo merece,claro.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, es como una fabula. Pero real!

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo