miércoles, 25 de julio de 2007

LOS PATIOS




Recojo a un viajante en una zona industrial, el destino un hotel del centro. En el revistero de la parte trasera, entre otras publicaciones, hay unos trípticos sobre museos y patios de la ciudad. El viajero-viajante muestra interés por la visita a los patios, le explico lo que sé. Después de escucharme con atención, tras unos segundos pensativo, me dice:


-Hombre, si alguna me dice que se quiere acostar conmigo, sacrifico lo de los patios.


Me tomo la libertad de darle un consejo:


-Hombre, yo empezaría por decirle a alguna, si quiere acompañarte a visitar los patios, así multiplicarías las posibilidades de satisfacer tu verdadero deseo.


Y me contesta:


-Pues sí, tienes razón, como molaría el mundo si las tías tuvieran la misma sexualidad que nosotros ¿eh?.


-Es aquí, siete con cuarenta.

2 comentarios:

  1. Esta clase de vieajeros es mejor que se queden en su casa, no me agrada esa clase de compañia, pero a vez hay que subir a todos y tragarte todo lo que te cuenta, bueno o malo.
    Buen servicio para hoy
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Gracias por tu visita a mi blog, y por tu solidaridad.

    Me encanta leerte, porque todo lo que explicas me suena, mi marido es taxista y tenemos en casa esas aventuras cada día.

    Un abrazo desde la BARCELONA APAGADA PERO MAI CALLADA.

    ResponderEliminar

raul rodriguez el parabrisas pretende ser una ventana al mundo de un viajero fugaz,de alguien que esta en muchos sitios durante muy poco tiempo,alguien que se nutre tan solo de pequeños retales de conversacion,de pequeñisimos fragmentos de la vida de la gente,que en conjunto pueden mostrar una particular idea del mundo